Windowsfx, una distribución Linux un tanto extraña y que hace todo lo posible por ser un clon de Windows 10. Su ventaja, además de que te deja instalarla hasta en una Raspberry Pi, es lo obvio: su interfaz se parece mucho, pero muchísimo, a la de Windows.


Ahora, aunque está en versión preliminar (al igual que Windows 11), ya tenemos un Windowsfx 11: un distro basada en Ubuntu 20.04 LTS que usa KDE como entorno de escritorio. Gracias a esto último, la personalización del tema que usan ha podido llegar tan lejos y parecerse tanto al próximo sistema de Microsoft.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.